El problema no son las fuentes, el problema son las emisiones.

Jan 18, 2022 1:21:21 PM | Opinión El problema no son las fuentes, el problema son las emisiones.

Analizamos lo ocurrido en la COP 26, evento internacional en el que Presidentes y expertos se reúnen para encontrar soluciones al cambio climático.

 

Usos de los Reconectadores alta o media tensión

Escrito por: David Ricardo Ospina - CFO de Dielco

Colombia sacó pecho en la COP 26 sobre la gestión que se viene realizando para afrontar el cambio climático, sin embargo, el camino aún es largo y la voluntad para cumplir las promesas debe ser mayor.

Todo indica que el Gobierno va a superar con creces su meta de dejar 1.500 MW instalados en proyectos de fuentes de energía renovables no convencionales. Es evidente que no solo este, sino también los anteriores ministerios de minas y energía, han hecho avances gigantescos para incorporar proyectos de alto impacto en la matriz energética colombiana y, a su vez, un robustecimiento en normativa regulatoria que abona el terreno para que proyectos como los parques eólicos Guajira I y II puedan entrar en operación para nutrir el Sistema Interconectado Nacional.


Ya vamos en la tercera subasta de energías renovables y así se refrenda que la senda trazada hacia la transición energética ya está siendo encaminada. Datos significativos abrazan el esfuerzo de todos los involucrados en estos esquemas de subasta y, es en este momento álgido, donde hace un par de meses los líderes mundiales estuvieron reunidos en Glasgow, cumpliendo la cita del COP26, donde se puede sacar pecho de la gestión colombiana frente al cambio climático.


Escuchando uno de los debates enmarcados en ese contexto, donde el invitado era el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, me sorprendí -aparte de su fluido inglés- por una respuesta que éste dio: “El problema no son las fuentes, el problema son las emisiones”. Creo que no podría estar más de acuerdo con esta declaración. Sin embargo, creo que más allá de este factor, a Colombia le falta mucha voluntad para cumplir con estas palabras.


Guajira II va a generar una energía de fuente eólica que va a llegar a ahorrar las emisiones de CO2 que producen -en el mejor de los casos- aproximadamente 300 vehículos familiares en un año. Pero en contraste, solo para el mes de julio de este año se vendieron en el país casi 20.000 vehículos a combustión. Es concluyente que vamos en camino, pero que con menos se puede hacer más.


A propósito de fuentes de energía mencionadas por el ministro, el año pasado llegó a Colombia la gasolina extra de 98 octanos. La pregunta que se tiene que hacer el ministerio es: ¿Qué pasaría si se llega a llenar el tanque de un carro modelo 52 con este tipo de gasolina? ¿Bajarían sus emisiones? ¿Aumentaría su rendimiento?, la respuesta es que seguramente su carburador no distinguiría y dejaría pasar sin filtro alguno el combustible de alto desempeño. Lo mismo pasa con la energía en Colombia. En el mundo, aproximadamente el 42% del total de la energía generada, es consumida por el sector industrial y, si auscultamos a profundidad la eficiencia de la industria en Colombia, los datos que encontramos son terroríficos.

El desperdicio de energía en Colombia es tal, que se puede llegar a ahorrar el 20% de la energía consumida en la industria si se tuviera una capacidad instalada actualizada. A pesar de que hay escaramuzas para modificar lentamente la capacidad instalada, el sector industrial necesita políticas públicas robustas para contribuir de verdad con la transición energética.


Así que señor ministro, vamos por buen camino, pero si enfocamos nuestros esfuerzos en
incentivar a la industria a renovar su capacidad instalada y a gestionar la energía que consume, seguramente podremos honrar sus palabras en Glasgow. 

 

¿Le gustaría tener una asesoría con un especialista en cargadores eléctricos?

Tenemos un equipo de profesionales dispuestos a resolver cualquier inquietud acerca de nuestros productos.

 

 

Escrito por: David Ricardo Ospina Lozano - CFO